BLOG

Apuesta por la eficiencia en tu hogar: ¿sabes cuáles son los electrodomésticos que más consumen?

Blog

Apuesta por la eficiencia en tu hogar: ¿sabes cuáles son los electrodomésticos que más consumen?

Apuesta por la eficiencia en tu hogar: ¿sabes cuáles son los electrodomésticos que más consumen?

El temido momento en el que recibimos la factura de la luz no sería tan terrible si pudiéramos conocer, y por tanto prever con más detalle, cuáles son los electrodomésticos, pequeños o grandes, que tenemos en nuestro hogar y que consumen más, para así actuar en consecuencia no sólo eligiendo en nuestra compra aparatos lo más eficientes posible, sino también aplicando sencillos trucos que nos permitirán ahorrar considerablemente en este sentido.
Según datos del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE), más del 61% del gasto energético total de las viviendas españolas corresponde a los electrodomésticos. Pero, ¿cuáles son los aparatos que tenemos en casa y que más incrementan nuestras facturas domésticas? Por poner sólo un ejemplo: el frigorífico consume hasta un 18% de la energía total de nuestro hogar y dejar los aparatos en modo standby gasta más que poner el aire acondicionado durante los tres meses de verano. Es habitual que enchufes, alargadores y ladrones, así como ordenadores, cargadores o reproductores de audio y DVD, permanezcan conectados de forma permanente, sumando euros a nuestras facturas y suponiendo un verdadero derroche, al tratarse un consumo muerto.

Sin embargo, y aunque parezca casi imposible, sí que es posible ahorrar de manera sencilla en electrodomésticos de primera necesidad como puede ser el frigorífico: acciones tan básicas como no dejar la puerta abierta más tiempo del necesario, asegurarnos de que la hemos cerrado o controlar que la temperatura sea la adecuada reducirá en gran medida su consumo de energía y, por tanto, la factura y también el impacto en nuestro bolsillo.
Asimismo, guardar alimentos excesivamente calientes incrementa el esfuerzo que deberá hacer el electrodoméstico para enfriar y, por tanto, consumirá más. En general, basta con mantener el aparato en las mejores condiciones posible (limpieza, descongelación…) para que éste no sea ineficiente, pero si, pese a ello, estamos pensando en comprar uno nuevo, es importante fijarse en el etiquetado energético para que sea de bajo consumo. Y es que la inversión en cambiar electrodomésticos por otros más eficientes energéticamente es un gasto que se amortiza por sí sólo a largo plazo en la práctica totalidad de los casos.

El televisor, con un consumo medio de 623 kWh al año, es el siguiente electrodoméstico más consumidor del hogar. Según IDAE, supone un 7,5% de la energía total que consumimos en casa, sobre todo por el elevado número de horas que permanecemos frente a él. Como consejo sencillo, nunca dejes el modo standby conectado y si compras uno nuevo, debes saber que aquellos que incorporan tecnología LED consumen un 25% menos que los LCD y hasta un 40% menos que las pantallas de plasma.

La lavadora es, en este orden, el tercer electrodoméstico que más energía consume en nuestras casas, cerrando el ‘top tres’ de este ranking con cerca del 7,3% de la energía total del hogar. De media, cada familia pone entre 3 y 5 lavadoras semanales, así que es sencillo hacer la cuenta y calcular cuánto supone en el total de nuestra factura de la luz, y en este caso también del agua, a lo largo del mes. Sin embargo, trucos tan sencillos como no ponerla a media carga, sino llena, utilizar programas de lavado en frío y optar por ciclos de lavado cortos nos ayudará no sólo a ahorrar energía, sino también a consumir menos agua.

Si queremos ahorrar en el caso del horno y la vitrocerámica, es fundamental adquirir buenas costumbres a la hora de cocinar. ¿Sabías, por ejemplo, que cuanto más pequeño sea el recipiente utilizado menos energía consumiremos? También ahorraremos energía tapando los recipientes de cocción, apagando ambos electrodomésticos antes de tiempo
para aprovechar el calor residual para finalizar la preparación, o no abriendo la puerta del horno antes de acabar, así como utilizando siempre recipientes de fondo grueso, ya que reparten mejor el calor.


El lavavajillas es otro de los aparatos en los que debemos tener especialmente en cuenta
el etiquetado de consumo energético. Consume un 3,7% de la energía y, para ahorrar,
podemos realizar acciones similares a las utilizadas en la lavadora, como elegir programas cortos de lavado y temperaturas frías. Condición imprescindible, claro, cargar el aparato al máximo.

Con los ordenadores, pese a que son uno de los aparatos que más utilizamos en nuestro
día a día, olvidamos algunas costumbres sencillas que reducen considerablemente su
consumo, como bajar la iluminación de la pantalla, apagarlo si no lo estamos utilizando o no
tener conectados aquellos periféricos que no utilicemos (impresora, escáner, altavoces...).
Finalmente, la iluminación, sobre todo durante los meses de invierno, se convierte en una parte importante del consumo eléctrico total, por ello lo que es importante aplicar trucos para ahorrar en este sentido, como el aprovechamiento de la luz natural, el uso de colores claros para las paredes y cortinas, la instalación de reguladores de luz o el uso de bombillas de bajo consumo. Y lo más importante, y que no solemos cumplir habitualmente: no dejar la luz encendida si no vamos a estar en una determinada habitación.

Según el último estudio de IDAE en este sentido, los hogares españoles gastan, de media, unos 990 euros anuales en consumo eléctrico. Ahora ¡ya sabes un poco más sobre cómo puedes reducir esta cifra y mejorar considerablemente tu factura eléctrica!.

Si quieres estar tranquilo a la hora de hacer frente al pago de tus principales facturas, elije Caixabank Consumer Finance y las mejores opciones de financiación, tarjetas y líneas de crédito para tu día a día, tus imprevistos y todas tus ilusiones. Infórmate aquí


Descarrega la nostra App