BLOG

Renting de botas

Blog

Renting de barricas, lo último para impulsar el negocio en el sector del vino

Renting de barricas, lo último para impulsar el negocio en el sector del vino

Actualmente el uso de las barricas de roble -francés o americano- está totalmente instaurado en el mundo del vino. Sin barricas no concebiríamos el vino tal y como lo conocemos, pero cuando se empezaron a utilizar, en las civilizaciones griega y romana, incluso en el Antiguo Egipto, tenía una finalidad muy distinta relacionada únicamente con el transporte de este líquido de forma sencilla y rápida, y como sustituto de las ánforas de arcilla, que se golpeaban y rompían muy fácilmente.

Por aquella época los galos utilizaban barricas de madera de roble (fácil de moldear, abundante en los bosques europeos e impermeable para mantener el líquido intacto en su interior) para transportar la cerveza, así que decidieron aplicar este método al vino. Y de forma casual, descubrieron que el vino, tras pasar tiempo almacenado en las barricas, sabía mejor y estaba más suave. Además, observaron que el vino también se impregnaba de nuevos aromas que no tenía antes de pasar por la barrica, como canela o especias que procedían del característico tostado de la madera. Fue así como comenzaron a almacenarlo –y dejarlo madurar- en barricas.

Hoy los expertos del sector señalan que, de todos los elementos que rodean al vino (botellas de vidrio, tapones, prensas o depósitos de fermentación entre otros muchos), las barricas son, sin duda, los más caros, porque exigen una renovación continua. Por eso el negocio de la tonelería es muy dinámico. Y por eso, y al calor de este negocio, ha comenzado a surgir una nueva vertiente muy en auge en los últimos años: el renting de barricas: una forma económicamente muy interesante para las bodegas de mantener su ‘parque’ de barricas siempre en las mejores condiciones, sin grandes inversiones iniciales.

Existe ya varias empresas en el sector que ofrecen contratos de alquiler en los que incluye la financiación, el mantenimiento, la asistencia en caso de avería y la retirada al final del contrato, no sólo de barricas (para vino o aceite, por ejemplo), sino también de todo tipo de maquinaria.

Este tipo de ‘alquiler todo incluido’ permite adaptar a cada bodega la solución más adecuada a sus necesidades concretas: el propietario sólo tiene que decidir qué barricas necesita y cuánto tiempo las quiere usar y la empresa elabora un presupuesto previo que le permite conocer qué pago único abonará al mes y qué servicios contratará.
De esta manera se optimiza mucho la financiación, porque sólo se paga por el tiempo de uso y no es necesario preocuparse por el valor final del producto ni por tener que realizar nuevas inversiones cuando haya que renovar las barricas. Tampoco es necesario adelantar el IVA y las cuotas mensuales del renting no incluyen sorpresas de última hora.

Otras de las ventajas de este tipo de servicios es el hecho de que no afecta al ratio de endeudamiento de la bodega, ya que el precio incluye no sólo su mantenimiento y conservación ordinaria, sino también las averías, que están cubiertas por un servicio de asistencia siempre disponible. Al finalizar el contrato se retiran las barricas y no es necesario preocuparse de nada más. Incluso existe un beneficio fiscal, ya que las cuotas abonadas son totalmente deducibles.

¿Es el renting la solución a medida para tu negocio? ¡Perfecto!, CaixaBank Equipment Finance te apoya en todo lo que necesites para equiparlo. Porque vivimos tu negocio como si fuera nuestro y te ofrecemos un apoyo personalizado para hacerlo crecer. Infórmate aquí


Descarga nuestra app