BLOG

Consejos básicos para mantener la salud en otoño

Blog

Consejos básicos para mantener la salud en otoño

Consejos básicos para mantener la salud en otoño

La bajada de las temperaturas y la reducción de las horas de luz solar, con días cada vez más cortos, tienen sus consecuencias, no solo en nuestro estado de ánimo, sino también en nuestra salud.
Menos luz natural y, por tanto, más horas en casa bajo la luz eléctrica y la calefacción, además de los ambientes cerrados y secos, se traduce en un aumento del riesgo de caer enfermos. Por eso es fundamental tomar medidas en este sentido para prevenir el empeoramiento de nuestra salud y poder afrontar el cambio de estación en las mejores condiciones físicas posibles.

Abrígate lo justo

La idea de que cuanto más nos abrigamos, más protegidos estamos de los resfriados y gripes es falsa. Abrigarse adecuadamente no quiere decir abrigarse mucho, sino utilizar la ropa adecuada a la climatología de cada día. De hecho, abrigarse de más y sudar innecesariamente puede ser tan nocivo como abrigarse poco en un día muy frío. El sudor puede enfriarnos más de la cuenta y provocarnos una bajada de las defensas que se lo ponga fácil al virus de la gripe.
Tampoco es aconsejable pasar de golpe de ambientes cálidos a otros excesivamente fríos. Si debemos hacerlo, lo ideal es contar con varias capas de ropa que podamos quitarnos y ponernos para evitar estos contrastes térmicos, que pueden provocar que caigamos enfermos.

Bebe mucha agua e hidrátate

En esta época del año pasamos mucho tiempo en ambientes cerrados y con calor artificial, lo que nos hace estar menos hidratados. Por eso es importante beber agua con frecuencia para mantener la hidratación adecuada. Podemos sustituir el agua por líquidos calientes, como sopas, infusiones, etc., que no solo calientan el cuerpo, sino que también humedecen nuestras mucosas (garganta y fosas nasales) y mantienen su buen funcionamiento. De esta forma evitamos la entrada de virus y bacterias creando una defensa natural contra las afecciones más típicas del otoño.

Pasea o haz algo de ejercicio físico

Está comprobado científicamente que un número menor de horas de luz hace que produzcamos menos serotonina y, por lo tanto, que disminuyan nuestro ánimo y nuestra energía en general. Sin embargo, podemos contrarrestar esta falta de energía con el ejercicio físico, que nos ayuda a estar más activos, aumentar la circulación sanguínea y mejorar el estado de nuestras células y también las defensas de nuestro organismo.

Lo ideal es pasear o hacer ejercicio moderado, si es posible en zonas alejadas de la contaminación atmosférica y en contacto con la naturaleza, porque sus efectos son muy positivos: recibimos la luz solar, que aumenta la fabricación de serotonina y nos proporciona vitamina D, y respiramos aire limpio y con mayor humedad, entre otras ventajas.

Apuesta por una dieta saludable

Cuando nos movemos menos, también debemos reducir el número de calorías de nuestras comidas diarias. Una alimentación equilibrada y variada, con fruta, verdura y hortalizas, fibra y otros productos saludables, impacta positivamente en nuestro estado de ánimo en general y en nuestra energía para hacer frente a las múltiples actividades a las que, con la vuelta a la rutina después del verano, debemos enfrentarnos.

Vacúnate contra la gripe

Recuerda que ahora tienes la opción de beneficiarte de las distintas campañas de vacunación contra la gripe puestas en marcha por las autoridades sanitarias, muchas de ellas subvencionadas para los grupos de riesgo (mayores de sesenta y cinco años, afectados de enfermedades crónicas, mujeres embarazadas…). Aunque vacunarse no siempre es eficaz, sí aumenta mucho las probabilidades de ahorrarnos el pasar unos días en cama y con fiebre alta.

Duerme correctamente

Aunque en verano las horas de sueño mínimas pueden alterarse porque anochece más tarde y, por tanto, las horas de luz adicionales nos ayudan a estar activos, en las estaciones con menor luminosidad es recomendable dormir más para evitar el decaimiento. Trata de ser más riguroso con la hora de irte a dormir y procura que no se alteren los ciclos naturales de descanso que en esta época del año nos reclama nuestro cuerpo.

Cuida tu salud y la de los tuyos y apuesta por una vida sana. Y no olvides que, para todo lo que necesites, tienes de tu lado a CaixaBank Consumer Finance, que te lo pondrá muy fácil para hacer frente a los gastos derivados del cambio de estación. Descubre todas nuestras ventajas informándote aquí


Descarga nuestra app