BLOG

Hidrógeno, ¿el combustible del futuro?

Blog

Hidrógeno, ¿el combustible del futuro?

Hidrógeno, ¿el combustible del futuro?

El hidrógeno es el elemento químico más simple, formado solamente por un protón y un electrón, y también es el más abundante del universo. Se encuentra sobre todo en forma de gas hidrógeno (H2) y, en condiciones normales de presión y temperatura, puede reaccionar con el oxígeno desprendiendo energía y formando agua. Esta reacción se conoce como combustión, y en ella el hidrógeno es el combustible.

Por eso, el hidrógeno también puede propulsar coches, en concreto, los de tracción eléctrica, en los que la energía se obtiene del hidrógeno almacenado en uno o varios depósitos. Este proporciona la energía eléctrica que necesita el motor para su funcionamiento gracias a un sistema de pila de combustible que lo convierte, junto al aire, en electricidad y agua.

Sorprende el hecho de que, aunque se haya señalado en más de una ocasión como el futuro de la movilidad, se hable tan poco de él. El coche de hidrógeno sigue siendo un gran desconocido, si se compara con los vehículos 100% eléctricos, de los que tanto se escribe. Entonces, ¿cómo repostan estos vehículos?, ¿se pueden comprar actualmente?, ¿existe una infraestructura real que los sustente?, ¿qué ventajas e inconvenientes presentan?
Una de las ventajas más evidentes de este tipo de tecnología, además de, por supuesto, las ambientales (debido a la ausencia de emisiones contaminantes hacia la atmósfera), es la autonomía que permite (más de 600 km) y su recarga rápida —a diferencia de los coches eléctricos “enchufables”, que necesitan un tiempo de recarga—, similar a un repostaje de gasolina o diésel.

Sin embargo, parece que los fabricantes de vehículos no acaban de apostar por este combustible (solo se presentaron dos prototipos de coches impulsados por hidrógeno en la gran cita del motor celebrada a finales de 2017 en Frankfurt, Alemania).

Los expertos del sector, por su parte, dicen que la tecnología basada en la pila de hidrógeno apenas ha evolucionado desde hace 15 años. Y, hasta el momento, no existe demasiada infraestructura para repostar, la oferta comercial de vehículos es escasa y, económicamente, es un combustible que aún es poco viable. Frente a ello, los más optimistas siguen pensando que el hidrógeno tiene futuro y mucho potencial de desarrollo, y, por tanto, grandes oportunidades de negocio.

Y es que este tipo de combustible, sin duda, puede convertirse en un elemento clave para la transición hacia una economía baja en carbono, aunque en el caso del hidrógeno esta continúe siendo una fuente energética cuyo avance y comercialización aún no hayan acabado de despegar.

Sin embargo, el interés por esta tecnología parece ir en aumento, como demuestra la gran cita anual del sector que tuvo lugar el pasado mes de marzo en Málaga: la European Hydrogen Energy Conference, que organiza la Asociación Española del Hidrógeno (AeH2), con más de 400 asistentes, entre profesionales, centros de investigación y empresas de unos 40 países, que se reunieron con el objetivo de seguir avanzando en el desarrollo del hidrógeno como fuente de energía limpia y eficiente.

La tecnología, a día de hoy, es perfectamente utilizable, según los expertos, y este tipo de vehículo tiene unas altísimas prestaciones y una gran comodidad de conducción. La única desventaja radica en la infraestructura de recarga, que en España es casi inexistente, a diferencia de en otros países europeos más desarrollados en este sentido, como Alemania, Francia, Reino Unido o Noruega, además de Japón y EE. UU.

LOS RETOS DEL HIDRÓGENO

Actualmente, España no cuenta con un plan específico de impulso y desarrollo del hidrógeno, por lo que, por el momento, sigue sin desarrollarse una infraestructura que permita el despliegue del hidrógeno como alternativa energética real. Nuestro país dispone únicamente de seis “hidrogeneras”, situadas en Albacete, Huesca, Zaragoza, Puertollano (Ciudad Real) y  Sevilla, donde existen dos.

Pese a ello, y aunque aún quedan barreras por superar relacionadas con la autonomía del combustible, la infraestructura de recarga o el precio para hacer de esta alternativa de movilidad una apuesta factible y segura para fabricantes y compradores, los expertos del Centro Nacional de Experimentación de Tecnologías de Hidrógeno y Pilas de Combustible (CNH2) —un centro de investigación de ámbito nacional creado en 2007— defienden que estos vehículos formarán parte de nuestro futuro sin ninguna duda.

Países como Alemania o Japón ya miran el hidrógeno como un sustituto del gas natural que importan, y Estados Unidos lo considera una alternativa “real y factible” a los combustibles convencionales que emplean los vehículos en sus ciudades. En España solo falta ampliar la infraestructura de recarga y la fabricación de unidades suficientes para que tanto el propio vehículo como el combustible tengan un precio competitivo.

Parece que el hidrógeno ha venido para ser un vector energético clave que va a reemplazar a otros actuales, como el gas natural, la gasolina o el gasoil, según concluyen los expertos.

Sea cual sea la alternativa de movilidad que elijan tus clientes, puedes contar con CaixaBank Consumer Finance para recibir un apoyo personalizado y ponérselo fácil. Sencillez para ti y para ellos y una amplia gama de productos y soluciones de financiación para hacer de tu concesionario la opción más elegida.

Infórmate aquí:
 


Descarga nuestra app