BLOG

Diferencias entre préstamo personal y línea de crédito

Blog

Diferencias entre préstamo personal y línea de crédito

Diferencias entre préstamo personal y línea de crédito

Tanto las líneas de crédito como los préstamos personales son productos que permiten conseguir financiación, pero entre ambos hay importantes diferencias, que habrá que tener en cuenta cuando llegue el momento de elegir cuál es el producto más adecuado para nosotros.

La línea de crédito permite contar con una cantidad de dinero siempre disponible, es decir, se trata de una financiación flexible que está a nuestra disposición en todo momento y en la que es posible elegir la cuota y los plazos de devolución. Ese saldo extra con el que contamos gracias a la línea de crédito no solo nos permite afrontar cualquier tipo de gasto imprevisto, sino también plantearnos cumplir esa ilusión con la que llevamos tiempo soñando, pero para la que nunca encontramos el momento adecuado.

El préstamo personal también es una solución financiera a medida que se adapta a las necesidades concretas de cada cliente, con la diferencia de que se accede a todo el dinero solicitado de una sola vez -en el momento de la concesión de este- y, una vez amortizada la totalidad del capital prestado a través de las cuotas mensuales acordadas, se cierra la operación y ya no es posible obtener más financiación -a no ser que se formalice un nuevo crédito-. La línea de crédito, sin embargo, es "recargable" y permite, a medida que se amortiza, solicitar nuevas disposiciones de dinero.

En el caso de CaixaBank Consumer Finance, es posible obtener un préstamo personal de entre 3.000 y 15.000 € sin comisiones de apertura ni trámites complicados, eligiendo la cuota y los plazos de devolución, y con la confidencialidad y la transparencia máximas. La rapidez es otra de sus ventajas, ya que se puede obtener la respuesta a la concesión del préstamo en la misma llamada, con la tranquilidad de contar, además, con un seguro opcional de protección de pagos frente a cualquier imprevisto.

Sus líneas de crédito también están abiertas a cualquier cliente, sin cambiar de banco ni domiciliar la nómina o contratar productos adicionales, con lo que se dispone así de un dinero para utilizar total o parcialmente y se tiene la tranquilidad de contar con una cantidad siempre reservada para cualquier necesidad puntual o a largo plazo, además de la opción de ir solicitando nuevas disposiciones de dinero sin ningún tipo de papeleo adicional.

Para importes de entre 600 € y 3.000 €, todos podemos solicitar esta línea de crédito, sin explicación ni justificación de cuál será su destino, en este caso también sin comisiones de apertura, estudio, mantenimiento ni cancelación, y con posibilidad de pagar la cuota que más se adapta a nuestra capacidad económica. Se puede solicitar cómodamente desde casa, sin desplazamientos, y disponer del dinero en 48 horas una vez aceptada la solicitud.

Sea cual sea la financiación que necesitas o el sueño que deseas cumplir, CaixaBank Consumer Finance tiene la solución que más se adaptada a ti. Descubre todas sus ventajas aquí.


Descarga nuestra app