BLOG

El hogar conectado: la casa del futuro ya está aquí

Blog

El hogar conectado: la casa del futuro ya está aquí

El hogar conectado

Estamos abocados a que todo lo que nos rodea, y nosotros mismos, estemos siempre conectados. Y en este sentido, nuestro hogar también lo estará, ya que las ventajas asociadas a esta conectividad son muchas: mayor seguridad, mayor ahorro energético o el aumento de la calidad de vida y el confort en el interior de nuestras casas son solo algunas de ellas.

¿Quién no ha oído hablar de la domótica para la automatización del hogar? Concretamente, un estudio de 2017 realizado por el Observatorio Asitur Focus indica que más del 92% de la población. Sin embargo, cuando la pregunta está relacionada con si dispone de un hogar conectado a través de la domótica, únicamente el 8,46% dice disponer de algún tipo de dispositivo de este tipo, lo que significa que más del 91% de los encuestados en este estudio de mercado respondió negativamente.

Así, entre los dispositivos que más se han generalizado entre la población que sí dispone de un hogar ‘conectado’ se encuentran el control de la calefacción y el sistema de climatización, las alarmas,  el control de aparatos electrónicos e informáticos o la subida y bajada de persianas. Sin embargo, otros, como el control del cierre y apertura de la válvula de gas, el sensor para detectar la apertura de puertas y ventanas, o el control de electrodomésticos, son los sistemas domóticos menos utilizados actualmente.

La comodidad, sin duda, es otra de las principales ventajas de contar con un hogar conectado, y como herramientas fundamentales para conseguirlo destaca el teléfono móvil y también las  apps. Y es que controlar servicios como la videovigilancia, modificar la temperatura de la calefacción o el aire acondicionado, configurar la alarma, controlar la iluminación o la puesta en marcha del riego automático, por ejemplo, son beneficios a tener en cuenta a la hora de considerar seriamente pasarnos al lado de los ‘hogares inteligentes’.
A esto se suman los ahorros potenciales que pueden conseguirse gracias al control en ‘remoto’ de este tipo de funcionalidades: podríamos programar el encendido de la calefacción o el aire acondicionado estando fuera de casa, la lavadora o el lavavajillas o el riego del jardín, evitando el derroche energético que muchas veces ocurre cuando olvidamos desconectar los aspersores o dejamos la calefacción encendida durante todo el día sin que haya nadie en casa solo para que tengamos una buena temperatura al llegar. Gracias a la domótica, sería posible encenderla un tiempo antes de regresar y también apagarla en caso de olvidar hacerlo al salir.

Sin embargo, muchos ciudadanos continúan considerando que el hogar ‘conectado’ no está al alcance de todos los bolsillos debido al alto precio que supone la instalación de esta tecnología. Pero, ¿y si los ahorros a medio y largo plazo compensaran?. No es lo mismo realizar este tipo de instalación en una casa grande que en un piso, y cada instalación puede adaptarse tanto a los metros de nuestro hogar como a sus características, así que su precio puede no ser tan alto como pensamos.
Asimismo, con esta inversión inicial, se reduce considerablemente el gasto en calefacción y luz, el control de la temperatura es más eficiente, evitamos dejar las luces encendidas, ganamos en seguridad (por ejemplo, simulando nuestra presencia cuando nos vamos de vacaciones o de fin de semana), y podemos recibir avisos ante cualquier incidencia que ocurra.
Por ello, plantearnos realizar una instalación domótica no tiene por qué ser una inversión millonaria y además se puede ir haciendo por pasos, instalando los dispositivos más importantes al principio para después ir ampliando el sistema e integrando más dispositivos.

Asimismo, los precios son cada vez más asequibles y es posible amortizar la inversión inicial en un periodo aproximado de cuatro años, gracias al ahorro energético que permiten estos equipamientos, según señalan desde la Asociación Multisectorial de Empresas Españolas de Electrónica y Comunicación (ASIMELEC), que explica que una casa totalmente domótica puede ahorrar un 25% de energía como mínimo.

Las ‘smart-homes’ ya son una realidad, con todas sus ventajas, y a unos precios nada desorbitados. ¿Interesante, verdad?.

¿Sueñas con convertir tu casa en un hogar ‘inteligente’? Si apuestas por estas nuevas tecnologías y no quieres preocuparte por cómo afrontar el gasto inicial que suponen, CaixaBank Consumer Finance puede ayudarte en todo lo que necesites. ¡No dejes pasar la oportunidad de hacer tu casa más segura y eficiente y confía en nuestra financiación para ponerte manos a la obra!.
Infórmate aquí


Descarga nuestra app