BLOG

¿Leasing o renting? ¿Cuál es la opción más rentable?

Blog

¿Leasing o renting? ¿Cuál es la opción más rentable?

¿Leasing o renting? ¿Cuál es la opción más rentable?

Leasing y renting son dos opciones de financiación cada vez más frecuentes; una alternativa a la compra tradicional o al préstamo que se ofrece para el disfrute y obtención de bienes nuevos, principalmente vehículos, equipos tecnológicos (televisores, ordenadores, teléfonos, etc.), maquinaria o equipamiento para sectores concretos.

Ninguna fórmula es mejor que otra, sino que cada una responde a una necesidad y funcionalidad. Decantarse por un leasing o un renting puede ser una tarea compleja, ya que existen grandes similitudes, aunque las diferencias son significativas. ¿Sabes diferenciarlos?

Principales diferencias entre leasing y renting

Quién puede contratarlo:
El leasing solo se puede ofrecer a empresas y autónomos, mientras que el renting es una herramienta de financiación a la que también pueden acceder los particulares.

Finalidad
Ambos son contratos de alquiler que implican el pago de una cuota fija mensual, pero la finalidad de cada uno de estos productos financieros es diferente. El leasing va encaminado a la financiación de una inversión, a la posesión final de un bien nuevo, ya que el contrato de arrendamiento contempla la opción de compra al finalizar el periodo. Por su parte, en el contrato de renting no figura la opción de compra al final del período, si bien es cierto que se permite la adquisición del bien pagando el valor residual. Así pues, el renting es un instrumento financiero enfocado a la obtención funcional de un bien; busca más la funcionalidad que la inversión.

Servicios asociados
Una de las grandes ventajas del renting es que la cuota fija mensual incluye los gastos de mantenimiento, reparaciones, servicio de substitución, etc. Estos servicios no se contemplan en el leasing. Así pues, el renting permite disfrutar del uso de un bien nuevo durante un periodo limitado sin necesidad de hacer una gran inversión ni atender a sobrecostes derivados de reparaciones.

Duración del contrato
La duración mínima del leasing es de dos años y no existe máximo, aunque este suele coincidir con la vida útil del equipo o vehículo. Por su parte, el renting se caracteriza por su flexibilidad para adaptarse a las necesidades del arrendatario; no hay periodos mínimos de duración y está orientado al corto/medio plazo.

Opciones al vencimiento del contrato
En el leasing, cuando vence el contrato, el titular puede comprar el bien mediante el pago del valor residual que conste en contrato. Si no elige esta opción, puede solicitar la renovación o prórroga del contrato negociando nuevas cuotas, o renovar el bien y poner en marcha un nuevo contrato.

En el renting, existen dos alternativas: la devolución del bien o la renovación del contrato. De ahí que el renting sea una herramienta útil para personas y empresas interesadas en la renovación constante de sus vehículos o sistemas informáticos sin realizar grandes inversiones.

Te quedes con la opción que te quedes, desde CaixaBank Consumer Finance estamos dispuestos a apoyarte con asesoramiento y una respuesta ágil y rápida para diferenciarte en el día a día de tu negocio. Infórmate aquí


Descarga nuestra app